fbpx

Impresionante como las redes sociales se convierten en un ring de boxeo, y es que desde la llegada de Clubhouse y su exclusividad para pertenecer a ella, muchas son las app sociales que quieren imitarlo, igualarlo y superarlo, y ahora llega Spotify con una nueva apuesta para los usuarios.

Primero fue Clubhouse en la nueva tendencia de las salas de audio, pero los nuevos competidores aparecen con una nueva tendencia asaltando el rey de las redes sociales.

Ahora llega Spotify, con Greenroom, su propia aplicación en la que podemos montar reuniones de sólo audio entre varias personas.

La función de estas salas de audio es la misma que en Twitter Spaces y las salas de Clubhouse; pero con un añadido interesante, los organizadores de cada sala tendrán la opción de guardarlas y subirlas en formato podcast. De este modo las salas no serán efímeras y podrán estar disponibles para cualquier persona que no haya podido asistir en directo.

Sin embargo, Spotify no ofrece esta nueva función a todo el mundo por igual. Para acceder a ella hay que solicitar nuestra participación dentro de este Greenroom ya que su enfoque es mucho más comercial y se dirige a monetizar todos los eventos que podamos organizar desde el primer minuto. A diferencia de Clubhouse donde, de momento, andan buscando la forma de que la plataforma sea rentable y genere ingresos.

De esta manera, Spotify ha marcado una serie de límites a la hora de formar parte de este nuevo programa. Como avisa en su página de soporte «no hay límite para la cantidad de creadores que pueden participar […] Pero existen algunas excepciones». Spotify Clubhouse

¿Y cuáles son estas restricciones? son las siguientes:

Todos aquellos menores que lo sean en su lugar de residencia (dependiendo del país cuando se internacionalice).

Cualquier ciudadano que no resida en los EE.UU.

«Cualquier persona que tenga un acuerdo comercial con Spotify que pueda impedirle participar en el Fondo o impedirle recibir pagos directos de Spotify o entidades relacionadas».

Empleados de la propia Spotify

Cualquier otra persona que participe en «actividades fraudulentas» o que «violen cualquiera de las Políticas de Spotify y que constituyan violaciones de derechos de autor«.

El funcionamiento de  Greenroom nos llevará a los usuarios que queremos participar en esos eventos de audio a invitarnos a pagar una pequeña cantidad a modo de ayuda y soporte al creador. Lo que convierte estas salas, desde el principio; en un elemento más para obtener ingresos tanto a la plataforma como al usuario que se lanza a crear contenidos de forma periódica.

Abrir chat